Aparador Político: A cinco meses de arrancar la administración alfarista se han ido desdibujando sus promesas electorales y las víctimas de desaparición se enfrentan al desdén gubernamental

LA REAL VOLUNTAD DEL GOBERNADOR

Enrique Alfaro intentó mostrar un rostro amable ante la crisis por el fenómeno de la desaparición transparentando la realidad en números de 7 mil desaparecidos en Jalisco, pero a esa buena voluntad se suma el desdén por atender los casos, el desinterés por dotar de herramientas y garantías lo que provocó la renuncia del comisionado para la Búsqueda de Personas y peor la expresiones del rechazo a su responsabilidad como Jefe del gobierno de Jalisco al rasgarse las vestiduras tras no admitir una disculpa pública por la violación a los derechos humanos en lo que tiene que con el trato de cuerpos apilados en el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses.

EL ALFARO CANDIDATO Y EL ALFARO GOBERNADOR

Como ya se sabe, el discurso en campaña es uno y otro cuando se ejerce el poder. Es el caso del político, que se dice de izquierda, Enrique Alfaro Ramírez, quien ansioso por obtener el voto aseguró que atendería de manera personal el flagelo que representa la desaparición de personas, ya sea forzada o por particulares. Pero… sentando en la silla gubernamental ahora el discurso es otro, ya que las víctimas carecen de esa prometida atención, por lo que están muy lejos de saber el paradero de sus familiares porque una vez más y como en el pasado este tema se mueve tan lento como se pueda.

UNA PUERTA ROTA Y MILES DE DESAPARECIDOS

Los colectivos de desaparecidos como de feministas han unido fuerzas para alzar la voz y visibilizar el dolor de las víctimas de desaparición. Hace unos días se apostaron a las afueras de Casa Jalisco, donde descansa el Gobernador, para protestar por la desaparición de Karla y Nayeli y es de dominio público el arribo de encapuchados quienes en medio de la protesta social rompieron la puerta principal del inmueble. Ello bastó para que el gobierno alfarista desviara la atención y se centrara en los daños a la “casa de todos los jaliscienses” y sepultando en consecuencia a los más de 7 mil desaparecidos.

PARA HUGO LUNA UNA BARBARIE

Y qué decir de Hugo Luna Vázquez, el jefe de Gabinete de Jalisco, quien calificó a esta protesta como una “barbarie” por la puerta rota. Y Hugo tiene la razón sí es una barbarie que en este estado en menos de veinte años desaparezcan miles de jaliscienses y el gobierno no haga nada por parar el fenómeno y mucho menos por dar justicia y verdad a las víctimas. Eso sí que es una barbarie.

UNA RENUNCIA DOLOROSA

Y como si fuera poco este flagelo de la desaparición de personas, ahora Enrique Alfaro enfrenta la primera renuncia en su proyecto que ha insistido en llamar Refundación. Se trata de Francisco Javier Ávila Navarro, quien fuera titular de la Comisión de Búsqueda de Personas. Esta renuncia pone en evidencia la crisis del tema de los desaparecidos por el desdén del gobierno por dotar de herramientas y garantías para el trabajo de localización de personas que en muchos de los casos se torna peligros. Ya cobraron la vida de dos policías investigadores.

IGNORA CRÍMENES DE LESA HUMANIDAD

Los desapariciones es responsabilidad de Estado y el Mandatario en turno es el responsable, pero eso lo ha ignorado Enrique Alfaro, quien en un tono irrespetuoso ha declarado que esos muertos y esos desaparecidos no son de su gobierno sino del pasado. Lo cierto es que los reclamos por encontrarlos continuarán por lo que el Jefe del Ejecutivo estatal tendrá que responder con más efectividad o de plano seguir ignorando los reclamos.

PEDIR PERDÓN, OLVÍDENLO

Y qué decir de Macedonio Tamez Guajardo, el coordinador de Seguridad del gobierno estatal, quien en plena arrogancia, advirtió que Jalisco atenderá en parte la recomendación que Derechos Humanos pero eso de ofrecer disculpas públicas por el trato indigno de cuerpos refrigerados en tráilers ¡olvídenlo! Pues eso no sucedió en el gobierno alfarista. No hay que olvidar la representación del Estado recae en sus funcionarios.

Compartir