Video escándalo podría hundir las aspiraciones de Ricardo Anaya. Se devela su relación de lavado de dinero con Manuel Barreiro, quien le apostó millones para que llegara a Los Pinos  

A poco más de veinte días de las elecciones, Ricardo Anaya Cortés, el candidato presidencial de la coalición Por México al Frente, entra en un torbellino que posiblemente no pueda controlar. Y es que en la página de Internet www.casoanaya.com se difunde un video escándalo en el que Juan Barreiro da detalles del lavado de dinero entre su hermano Manuel y el candidato panista.

En el video que se grabó con cámara oculta, una empresaria argentina y Juan Barreiro se citaron para cerrar negocios y entre esta conversación saltó el caso de su hermano Manuel Barreiro, quien actualmente está alojado en Canadá por motivo de la orden de presentación que ha girado la Procuraduría General de la República (PGR) por blanqueo de capitales.

Aunque en el video no se menciona el nombre de Ricardo Anaya pero sí se habla del caso de la nave industrial que vendió el candidato a Barreiro por 80 millones de pesos.

Juan Barreiro indicó que Anaya se le acercó a su hermano Manuel para conseguir dinero para su campaña y que además de la compra venta de la nave industrial por 54 millones de pesos, Barreiro y Anaya hicieron otras operaciones relacionadas con parques industriales que no se precisan.

“Se hizo algo para hacerle llegar dinero en cuanto a unas bodegas. Se le dijo, okey, tenemos estos terrenos… Okey, ya, nosotros lo vamos a poner, te hace un crédito, tú me lo vas a ir pagando, se va a incrementar el valor que tú tienes, y a la hora en que lo vendas te vas a ganar 80 millones para que te los guardes en tu bolsa”, menciona Juan Barreiro.

–¿Para que él tenga dinero para la campaña? –le pregunta la mujer.

–Eh, pues para la campaña, exactamente, para la campaña –responde Juan Barreiro.

El video que dura un poco más de cinco minutos, termina con esta expresión: “Y si queda este candidato se nos abren las puertas para lo que queramos, entonces con eso nos vamos al cielo”.

Ricardo Anaya de inmediato salió a defenderse y a echar culpas y el dedo lo señaló hacia el presidente Enrique Peña Nieto.

“Y a usted, presidente Peña Nieto, lo responsabilizo de mi seguridad y la de mi familia. No me va a doblar, no me voy a rendir”, embistió Ricardo Anaya.

Compartir