“¿Quién pagó y de dónde salió el dinero?”, cuestionó AMLO sobre el Caso Pegasus, malware con el que el gobierno de Enrique Peña Nieto espió a adversarios, políticos, activistas

“¿Quién pagó y de dónde salió el dinero?, así es como cuestionó el presidente Andrés Manuel López Obrador al ordenar una investigación sobre el Caso Pegasus, malware por medio del cual el ex presidente Enrique Peña Nieto espió a sus adversarios y en especial al Jefe de Estado mexicano y 50 personas de su círculo más allegado.

AMLO fue franco al advertir que desconoce si aún existe un contrato con la empresa israelí NSO Group, pero de existir, dijo, tendrán que cancelarlo.

Esta empresa israelí está acusada de suministrar software espía a gobiernos y está vinculada a la divulgación de una lista de 50 mil números de teléfonos inteligentes de activistas, periodistas, ejecutivos de empresas y liderazgos políticos de todo el mundo.

En el caso de México, Andrés Manuel López Obrador fue uno de los objetivos del espionaje durante la administración de Enrique Peña Nieto y de acuerdo a las investigaciones, no solo espió al Presidente en funciones sino a 50 personas de su círculo más cercano.

Pese a que espiaron desde su esposa e hijos, el Mandatario federal ha dicho que no va a denunciar  porque lo más relevante es que los mexicanos se enteren de las prácticas de los gobiernos del pasado régimen y que se investigue el aspecto financiero: “Quién pagó y de dónde salió el dinero”.

Por lo anterior, ordenó una investigación del Caso Pegasus.

Para marcar la diferencia indició que en su gobierno “ya no se espía a nadie”, aunque admitió desconocer si aún existe algún contrato con la empresa Israelí, y se comprometió a investigar y de ser así, ordenó su cancelación.

“No sé si pueda existir el contrato y lo voy a revisar hoy mismo, aunque no creo que exista. De lo que no tengo duda es que nosotros no espiamos a nadie. Por eso somos distintos. Cómo si fuimos espiados durante muchos años no vamos a llegar al gobierno a hacer lo mismo”, destacó.

Al ser cuestionad sobre si su gobierno se investiga a periodistas, AMLO lo negó de forma irónica: “¿Para qué si son predecibles?”.

Al referirse de nueva cuenta al espionaje el Ejecutivo federal indicó: “Se destinaba dinero del presupuesto para contratar servicios de espionaje. Y se espiaba a todos los dirigentes de oposición y a periodistas a través de equipos sofisticados para escuchar todas las llamadas telefónicas. No solo de la persona que era el blanco, sino de todo su entorno”.

Por último AMLO expresó: “Es una vergüenza y es prueba irrefutable de que imperaba un Gobierno o estábamos sometidos a un Gobierno autoritario-antidemocrático, que violaba los derechos humanos. El Estado era el principal violador”.

Compartir