Alianzas ¿para qué? No nos debe hacer ruido la conformación de alanzas para la próxima elección. Siempre se han dado en la vida política del país

Por Alfonso García Sevilla

Aprueban los partidos PAN, PRI, PRD hacer alianzas o coaliciones de cara a la elección del 2021, comicios atípicos por desarrollarse en medio de la crisis sanitaria por el COVID-19 y en teoría, por la alta aprobación que muchas encuestas señalan, mantiene Andrés Manuel López Obrador como Presidente, quien, dicho sea de paso, se juega en la segunda mitad de su gestión, la consolidación de su proyecto de gobierno y requiere mayoría en la Cámara de Diputados. 

No nos debe hacer ruido la conformación de alanzas para la próxima elección. Siempre se han dado en la vida política del país, desde aquella del PAN-PVEM que llevó a Vicente Fox a Los Pinos, hasta la más reciente de PAN-PRD-MC que encabezó Ricardo Anaya con los resultados raquíticos que nunca pudieron hacer mella a la coalición Morena-PT-PES del hoy mandatario. 

En el actual contexto donde el país vive una polarización en dos bandos, será harto interesante revisar quien con quien se alía, que plataforma política van a presentar y sobre todo, si son capaces de sacar a votar a la población que se dice harta del lopezobradorismo, así como el descrédito que envuelve a los partidos opositores, mismos que en estos dos años han sido incapaces de construir un discurso creíble y que permee en la sociedad ante la gestión del ejecutivo federal. 

¿Apunta todo a seguir en una lucha encarnizada de dos bandos, los amlovers contra los amlohaters? ¿Habrá alguna propuesta de construir con lo que hay y seguir evitando un escenario de polarización en detrimento de los ciudadanos ante la grave crisis que nos golpea en los ámbitos de seguridad, salud, combate a la corrupción y economía? De ahí la importancia de este proceso electoral, que no sean coaliciones por el poder mismo, sino que realmente busquen la conciliación y propuestas tangibles encaminadas a recomponer el camino post Covid y cuyo objetivo sea la inclusión de todas las visiones para garantizar el bienestar de la sociedad. 

Mi resto:

Felipa Obrador, una muestra más de que el combate a la corrupción en México es una asignatura que ningún político tiene interés en erradicar.

Compartir