En un video Enrique Alfaro culpó al presidente AMLO de las protestas en su contra por la ejecución extrajudicial de Giovanni López. Dice que la confrontación viene de la Ciudad de México

Ante las manifestaciones por la ejecución extrajudicial de Giovanni López y que culminaron con destrozos en Palacio de Gobierno, el gobernador Enrique Alfaro Ramírez se justificó y sólo atinó a culpar del ambiente de agresión al propio Andrés Manuel López Obrador y gente de la Ciudad de México.

Como es sabido, cientos de manifestantes se apostaron frente a Palacio de Gobierno para exigir justicia por la ejecución extrajudicial de Giovanni López en manos de policías de Ixtlahuacán de los Membrillos, que lo detuvieron por no traer cubrebocas, se lo llevaron y lo entregan muerto a su familia.

Los manifestantes grafitearon el Palacio de Gobierno con consignas de “Alfaro asesino” y “Justicia para Giovanni”, además de romper puertas y cristales e incendiar dos camionetas de la Policía Estatal.

“Detrás de todo lo que está sucediendo en este caso en Jalisco hay intereses muy precisos y puntuales construidos desde la Ciudad de México desde los sótanos del poder, que lo que buscan es dañar a Jalisco”, alegó el Gobernador de Jalisco sin mostrar ninguna prueba.

Y luego se atrevió a amagar al Jefe de Estado mexicano: “Le pido al presidente que le diga a su gente y a su partido que ojalá estén midiendo lo que estén haciendo”.

Para Enrique Alfaro el Caso Giovanni tiene mentiras que “irán cayendo poco a poco” y volvió a asegurar que no fue detenido por no portar el cubrebocas, cuando en el video que grabó el hermano de la víctima se evidencia que efectivamente lo detuvieron por no portar el cubrebocas que obliga el decreto que lanzó Alfaro para contener la pandemia de coronavirus.

“Hay que pensar, detenernos un ratito a entender cómo se ha manejado esta historia, para poder sacar nuestras conclusiones. La manera mentirosa en la que hicieron creer que a Giovanni lo detuvieron por no traer cubrebocas. Eso no fue así”.

Pese a que los policías sí se lanzaron contra los manifestantes con toletes, palos y gases lacrimógenos, el Gobernador de Jalisco aplaudió a los oficiales por “no caer en la tentación”.

Compartir