Después que el gobierno chino le concediera al artista Ai Weiwei la libertad de salir del país después de retirarle el pasaporte, visita su obra en museo de Berlín

 

El activista y artista plástico chino, Ai Weiwei, visita la gran retrospectiva en el Museo Martin Gropius  de Berlín. La exposición fue montada como denuncia contra las autoridades de su país, que lo mantuvo retenido tras las manifestaciones hechas por él, para manifestar su descontento en contra del sistema.

En compañía de su esposa e hijo, quienes radican desde hace un año en Berlín por el acoso del gobierno chino, Weiwei expresó su contento de reecontrarse con algunas de sus obras incluidas en la muestra “Evidence”, a la cual fue invitado y no pudo asistir por las restricciones impuestas por las autoridades, que desde 2011 fuera detenido por evasión fiscal, a lo que siguieron 81 días de encarcelamiento y después le retiraron su pasaporte.

Ai Weiwei 2El disidente declaró para el periódico Süddeutsche Zeitung que el país alemán le ofertó una plaza como profesor en la Universidad de las Artes, no obstante, no ha tomado el ofrecimiento porque la visa otorgada es solo por un periodo de seis meses. Externó que desea llevar una vida normal y no volver a experimentar situaciones violentas, refiriendo las golpizas que fue objeto durante sus manifestaciones años atrás.    

El gobierno de China al no imponerle alguna restricción, le permite al artista plástico pensar la oferta de quedarse a vivir en Berlín al lado de su familia y aceptar el cargo de docente de arte. Por el momento se encuentra en posición de disfrutar de su familia y su libertad, el encuentro con directivos de la universidad lo buscará para abordar el tema y tomar una decisión.

Lo cierto es que su próxima visita será en Londres, ciudad donde el próximo septiembre se inaugurará una exposición con su obra más reciente en la “Royal Academy”, lo que suceda después lo estará informando en los medios de comunicación, así como en sus cuentas en las redes sociales.

Compartir