Migrantes que viven en países desarrollados enviaron remesas por casi 500 mil millones de dólares en 2016, aumentaron un 51 por ciento en los últimos diez años

Los migrantes que viven en países desarrollados enviaron remesas por casi 500 mil millones de dólares en 2016, ayudando a sus familias a salir de la pobreza al proveerles estabilidad financiera, acceso a la educación, una vivienda y cobertura de salud, dice un nuevo informe del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (IFAD)

[pullquote]El documento publicado este miércoles resalta además que esos envíos aumentaron un 51 por ciento en los últimos diez años.[/pullquote]

Señala que actualmente más de 200 millones de trabajadores migrantes nativos de países en desarrollo, la mitad de ellos mujeres, están apoyando a alrededor de 800 millones de familiares en sus países de origen.

Según el presidente del IFAD, Gilbert Houngbo, las remesas, cuyo promedio es de 200 a 300 dólares mensuales, representan hasta el 60 por ciento de los ingresos de muchas familias y hacen una gran diferencia en sus vidas y sus comunidades.

Sin embargo, el informe destacó que el costo de estas transacciones llega hasta 30 mil millones de dólares al año.

El IFAD recomendó a los Estados y compañías que implementen medidas para reducir los recargos, de manera que se pueda ayudar a más personas, especialmente en áreas pobres o en momentos de emergencia y desastre.

Compartir