Ante mayores presiones inflacionarias, el Banco de México podría aumentar las tasas de interés, dice Agustín Carstens y le reclaman salida de capitales

Senadores de la Comisión de Hacienda y Crédito Público analizaron con el gobernador del Banco del México, Agustín Carstens Carstens, la evolución del tipo de cambio, la inflación y las estimaciones económicas para este y el siguiente año.

[pullquote]Al comparecer ante este órgano legislativo, que preside el senador José Francisco Yunes Zorrilla, el funcionario afirmó que el mandato de esta institución para mantener una inflación baja y estable se ha cumplido ampliamente y las expectativas de este indicador de largo plazo “han venido convergiendo al objetivo del tres por ciento” que se previeron.[/pullquote]

Sin embargo, advirtió, “tenemos que guardar una posición monetaria relativamente fuerte ante Estados Unidos, porque si sigue apretando su política monetaria y nosotros no lo hacemos, eso podría generar flujo de capital hacia afuera que afectaría al tipo de cambio y eso podría ir alimentando la inflación”.

Dijo que en la media en que la brecha entre el crecimiento observado y el potencial se vaya cerrando “podríamos tener mayores presiones inflacionarias, ante lo cual el Banco podría aumentar las tasas de interés, sobre todo para consolidar la convergencia eficiente de la inflación al objetivo del tres por ciento.

En su intervención inicial Carstens Carstens informó que “estamos con una inflación bastante buena, del 2.6 por ciento, sigue por debajo de la meta del tres por ciento y nosotros esperamos que durante el transcurso del año la tasa de inflación iría aumentando para converger al tres por ciento”.

Refirió que para este año se espera un crecimiento económico entre dos y tres por ciento, y para 2017 entre 2.5 y 3.5 por ciento, estimaciones que “en buena medida reflejan el pobre crecimiento de la economía mundial que ha estado afectando nuestras exportaciones”.

Además recordó que la crisis financiera global no se ha superado, sigue generando secuelas y se ha reflejado en un ritmo de crecimiento a nivel mundial sumamente bajo, por lo que recientemente el Fondo Monetario Internacional revisó nuevamente sus pronósticos de crecimiento de la economía mundial a la baja, a un nivel de 3.2 por ciento.

El funcionario reconoció que nuestro crecimiento económico ha sido moderado, “lo que llamamos la brecha del producto se mantiene en el terreno negativo y se espera que continúe así en el futuro previsible”.

[pullquote]Además, dio a conocer que las reservas internacionales se han estabilizado y recuperado de manera gradual y “ahorita estamos a un nivel de alrededor de 178 mil millones de pesos, que junto con la línea de crédito flexible del Fondo, nos da recursos cercanos a los 250 mil millones de dólares, lo que es muy valioso para darle estabilidad de la moneda nacional”.[/pullquote]

A nombre del Grupo Parlamentario del PAN, el senador Héctor Larios Córdova advirtió que en caso de que se presentara una contingencia y se registrara un flujo de valores mexicanos hacia el extranjero, una mayor demanda de dólares fuera de las concesiones económicas, tendríamos una presión fuerte porque no tenemos un mecanismo para acumular dicha moneada.

Su compañero de bancada, Alejandro Fernández Sánchez Navarro estimó que si bien la inflación está dentro del objetivo del tres por ciento “el tipo de cambio va a seguir manteniendo una gran volatilidad” y los precios del petróleo se siguen manteniendo a la baja.

El legislador pidió la opinión del gobernador del banco central sobre si el recorte al presupuesto es suficiente para atender este contexto.

Dolores PadiernaLa senadora Dolores Padierna Luna, del Grupo Parlamentario del PRD, aseveró que en los primeros tres años del actual gobierno federal se ha observado una salida de capitales por 54 mil 540 millones de dólares, ¿están incluidos los 100 millones de dólares del Grupo Higa que se encontraron en los papeles de Panamá o los de Ramiro Garza Cantú y de Oceanografía?, cuestionó.

Reconoció que el Banco de México ha mantenido controlada la inflación, pero dijo que esto no se refleja en el crecimiento económico ni en el bienestar de la población.

Mario Delgado Carrillo, senador de la misma fracción parlamentaria, consideró “demasiado optimista la proyección que se hace del balance de deuda pública respecto del Producto Interno Bruto y del balance primario”.

Dijo que se anunció un recorte de más 130 mil millones de pesos y se terminó gastando 197 mil millones de pesos más, “lo cual ponía o pone en duda que se pueda cumplir el objetivo del balance fiscal, y ahora, cuando nuevamente anuncian recortes, surgen estos remanentes del Banco de México, que son mucho más grandes que los recortes anunciados”.

Por el Grupo Parlamentario del PRI, el senador Manuel Cavazos Lerma consideró que la mayor contribución que puede hacer el Banco de México al crecimiento real de la economía nacional es manteniendo la estabilidad en los precios.

Sin embargo, los precios ya no son pronosticables a partir de variables monetarias porque estos modelos han cambiado por la extraordinaria volatilidad de los mercados financieros, de los tipos de cambio y la atonía en el crecimiento económico.

Marco Antonio Olvera Acevedo, también senador del PRI, preguntó si las medidas para reducir el gasto son suficientes para que el sector público pueda consolidar su política fiscal y los mecanismos que deben implementarse de manera adicional para transitar en una situación tan complicada, motivada por la caída de los precios del petróleo.

[pullquote]El senador Armando Ríos Piter, del PRD, cuestionó: ¿Cuántas reservas se perdieron?, en este intento que hizo el Banco de México por mantener el tipo de cambio, pues “hubo una enorme crítica de que fue pólvora gastada en infiernitos”.[/pullquote]

Agregó: “En realidad creo que tenemos evidencia empírica suficiente para pensar que no le hicimos ni cosquillas a la volatilidad internacional, que no pudimos mantener condiciones medianas de apreciación del tipo de cambio, y que el mercado global es mucho más preocupante en términos de cómo puede afectar nuestra economía”.

En sus respuestas, el Gobernador del Banco de México afirmó que la devaluación “no afectado a la población” y los movimientos cambiarios no se han reflejado en ese indicador.

Pronosticó un crecimiento de entre tres y cinco mil millones de dólares en reservas internacionales y reconoció que se puede registrar “flujos hacia afuera, dependiendo de las condiciones de los mercados, pero la institución que encabeza “no necesariamente tendría que intervenir para darle salida a esos dólares”.

Estamos en un régimen de flotación y lo que debería suceder es que el tipo de cambio se ajuste para que se genere la oferta que le dé salida a esos dólares.

Aclaró que el Banco de México no tiene ninguna responsabilidad regulatoria ni de control de las entradas y salidas de capitales o flujos de divisas en el país y tampoco tiene la obligación “del reporte de operaciones inusuales”, que recae sobre los intermediarios financieros.

Agustín Carstens (1)Dijo que las medidas de recorte presupuestal son suficientes para atender el déficit de este año, provocado por los precios bajos de petróleo.

Compartir