22 de septiembre de 2017

Secciones

Publicado por en 16 sep 2013 en ,, Cultura, Nacional | sin comentarios

LAS MUJERES EN EL MOVIMIENTO DE INDEPENDENCIA

LAS MUJERES EN EL MOVIMIENTO DE INDEPENDENCIA

La mujer mexicana en el proceso del movimiento de independencia, se encontraba  integrada en un mosaico en el que la divergencia de estratos sociales les condicionaba el papel público y les restaba crédito en asuntos políticos.

El movimiento de la Independencia de México, contó con el aporte de mujeres de todos los sectores sociales, quienes participaron como  espías, mediadoras, guerreras, enfermeras y cocineras. Féminas que en el anonimato y en el paralelo que implicó la gesta de los grandes héroes, dejaron a un lado los prejuicios y el reconocimiento social para unirse a la lucha. La participación sobresaliente de la mujer no solo no fue valorada en su totalidad, sino que pocas son las registradas, en particular las mujeres de la clase dominante, esposas de altos funcionarios que sirvieron como espejos de hombres sobresalientes.

Leona Vicario

Leona Vicario

Este olvido en la historia puede tener relación al papel subordinado y discriminante de la sociedad, no obstante muchas fueron las mujeres que desafiaron dichas estructura social con su osadía y salieron a la batalla no importándoles las consecuencias fatales a las que la mayoría de ellas fueron sujetas.

Las mujeres de la clase criolla jugaron un papel muy importante, entre ellas destacan nombres como el de Mariana Rodríguez del Toro, esposa del español Manuel Lazarín, autora intelectual del plan para tomar como rehén al virrey Francisco Javier Venegas, con el fin de obtener la libertad del Cura Higalgo, por desgracia se descubrió su maquinación, pero su íntegra intención es valorada. Otra de las mujeres que se reconoce por su inteligencia y valentía es Leona Vicario, esposa de Andrés Quintana Roo, quién de manera clandestina enviaba mensajes a los familiares de los insurgentes para mantenerlos informados, sin embargo la labor por la cual se encuentra en la lista de los personajes ilustres del movimiento, fue  su labor de convencimiento hacia los armeros vizcaínos del virreinato para la fabricación de cañones y fusiles. Leona Vicario murió a los 53 años en la tranquilidad de su casa.

Josefa Ortiz de Domínguez

Josefa Ortiz de Domínguez

El modelo de la mujer patriota se ve reflejado en Doña Josefa Ortiz de Domínguez, esposa de Miguel Domínguez, corregidor de Querétaro. Esta brillante mujer, tras enterarse que los realistas habían descubierto la conspiración, convenció a los insurgentes para adelantar la fecha de la independencia, motivo por el cual las autoridades la amenazaron con encarcelarla si seguía en dichas revueltas, su esposo Don Miguel, enterado de la situación la encerró en su cuarto para aislarla y protegerla, no obstante Doña Josefa se las ingenia para enviar a un mensajero hasta San Miguel el grande y dar aviso de la situación. La corregidora fue apresada por autoridades españolas por más de tres años por este hecho de traición a la corona. Esta ilustre mexicana iniciadora  y promotora del movimiento falleció en 1829.

Dentro del Archivo General y Público de la Nación, se encuentran algunas semblanzas de otras valerosas mujeres como:

Rita Pérez de Moreno

Rita Pérez de Moreno

Rita Pérez de Moreno.  Originaria de San Juan de los lagos, casada con el insurgente Pedro Moreno, acompañó a su esposo en la campaña de la independencia, estuvo en el sitio del Fuerte del Sombrero. Durante el sitio supo  que su hija pequeña era prisionera por el jefe realista Brilanti. Roto el sitio del Fuerte del Sombrero, fue hecha prisionera y conducida a León con sus hijos. Fue  hasta lograrse el triunfo de la independencia cuando Rita Pérez regresó a su lugar natal y murió a la edad de 82 años.

María Josefa Marmolejo de Aldama. Hija del alcalde de león, José Francisco Marmolejo. Se destaca por negarse a colaborar con la causa realista junto a las hermanas del cura Hidalgo y otras damas de sociedad. Se ocultaron en San Miguel Allende de la tropa del general Félix María Calleja y tras ser descubiertas se niegan a informar del paradero de los hombres que partieron a la lucha. En las páginas de la historia se le destaca por su aplomo, dignidad y su carácter indomable ante las fuerzas realistas.

Altagracia Mercado, Heroína de Huichapan. Mujer que formó un pequeño ejército con su propio dinero tras enterarse de la lucha por la libertad contra los realistas. Por desgracia de su pequeño ejército solo ella sobrevivió y continuó luchando, acto con el cual se ganó la admiración de los jefes españoles, quienes fusilaban a los prisioneros, pero gracias a su acto valeroso el coronel consintió que mujeres como ella no debían morir.

Antonia Nava de Catalán. La Generala. Hija predilecta de Tixtla y heroína de la Independencia. Es recordada por presentarse ante el general Nicolás Bravo, con actitud enérgica al lado de numerosas mujeres, para decirle: Venimos porque hemos hallado la manera de ser útiles a nuestra Patria. ¡No podemos pelear, pero podemos servir de alimento! “He aquí nuestros cuerpos que pueden repartirse como ración a los soldados; y dando ejemplo de abnegación sacó del cinto un puñal y se lo llevó al pecho”.  Su acto generó gran admiración y motivación, las mujeres se armaron de machetes y garrotes y salieron a pelear contra el enemigo. Ganándose el título de La Generala. Cuando su esposo fue asesinado por los realistas, Morelos la llamó para consolarle y decirle que ese y más sacrificios debían hacerse por la Patria, a lo que la Generala contestó: “No vengo a llorar; no vengo a lamentar la muerte de mi esposo; sé que cumplió con su deber; vengo a traer cuatro hijos; tres que pueden servir como soldados, y otro que está chico será tambor y reemplazará a su padre.

Antonia Nava de Catalán

Antonia Nava de Catalán

Marcela, “Madre de los desvelados”, sin mencionar apellidos y lugar de nacimiento, esta mujer de edad avanzada fungió como correo de los insurgentes desde León hasta Puerto Espino, donde Mateo Franco dirigía las fuerzas de Don Ignacio Rayón. Por su importante servicio y a los graves peligros que implicaban sus empresas, los insurgentes la apreciaron y en gratitud a la ayuda a la causa, la llamaron “Madre de los Desvalidos”.

Ana María Machuca. Se tienen pocos datos sobre ella, sin embargo se le reconoce como una activista que luchó por la liberación, fue condenada el 24 de mayo de 1816 a un año y seis meses de cárcel en la Casa de Recogidas.  

María Francisca, La Fina. En un manifiesto que el Gobierno Provisional Mexicano dirigió a los americanos desde el fuerte de Jaujilla, el 24 de mayo de 1817, se dice acerca de María la Fina, lo siguiente: Vosotros, habitantes de esta Provincia, lo habéis visto (al insurgente indultado Manuel Muñiz) abandonar con escándalo su propia mujer, y abarraganarse con una prostituta y deshonrada por los azotes, que en las posaderas se le dieron en la plaza de Tacámbaro. Esta vil embaucadora, llamada vulgar e irónicamente La Fina, ha sido la causa de innumerables de vuestros daños y detrimentos: ella en realidad era el comandante, daba los empleos militares, protegía a los bribones favoritos y disponía a su antojo del fondo nacional: ella se apropió la hacienda de la Loma y de Chupio, los ranchos de Cirucio y del Quahulote.  (Gabriel Armijo, tomo 13, f. 21, Archivo General y Público de la Nación) La Fina parece que antes había sido también favorita del insurgente Marroquín.

Francisca Marquina de Ocampo. Fue esposa del insurgente Antonio Pineda, prisionera de los realistas. Eugenio de Villasana le comunicó desde Taxco al virrey Félix María Calleja, el 12 de marzo de 1814, “enterado de que Prisca Marquina le había acompañado en todas sus correrías, prestándose en algunos puntos con sus charrateras y sable, llena de tanta vanidad y orgullo, que amenazó varias veces a algunos sujetos de ese pueblo; evitando que su difunto esposo se presentase al indulto, como posteriormente se me informó, tenía determinado, en cuya atención dispuse su arresto y conducción a la capital en el día de mañana para los fines que fuesen del superior agrado de V.E”.

María Josefa Martínez. A la muerte de su esposo, el jefe insurgente Miguel Montiel, María Josefa se vistió con ropa de hombre y al frente de los llamados rebeldes, combatió hasta que fue arrestada y condenada a prisión perpetua en la casa de reclusión de Puebla.

María Manuela Molina. Esta extraordinaria mujer nacida en Taxco, anduvo en las campañas de Morelos al lado de otras mujeres, se le concedió el cargo de capitana y logró poner en fuga a los realistas. En un diario de la expedición de Morelos a Acapulco desde Oaxaca, se lee: “llegó doña María Manuela Molina, india natural de Taxco, capitana titulada de la Suprema Junta. Esta mujer llevada del fuego sagrado que inspira el amor de la patria, comenzó a hacer varios servicios a la nación hasta llegar a acreditarse y levantar su  compañía. Se ha hallado en siete batallas y entusiasmada con el gran concepto que el señor General le han acarreado sus victorias, hizo viaje de más de cien leguas para conocerlo, expresando después de lograrlo, que ya moriría gustosa, aunque la despedazara una bomba de Acapulco. Ojalá que la décima parte de los americanos tuvieran los mismos sentimientos”.

Rosa Jacinta de la Paz. Mujer indígena del Valle del Maíz, se recuerda y reconoce por avisar a los insurgentes de la próxima llegada al lugar de las fuerzas realistas. Esto aconteció en 1813, y gracias a Rosa Jacinta, la sorpresa preparada no pudo realizarse. El jefe realista Antonio Elosúa la hizo prisionera el 22 de enero, y se ignora que sucedió con ella posterior a esa fecha.

Con el paso de los años, estudiosos se adentran en la historia del movimiento y salen a la luz más nombres de mujeres valerosas, por desgracia faltan relatos, documentos oficiales, y más descripciones que las visibilicen y las muestren como personajes que instaron a unirse al movimiento independentistas que participaron en la transformación de la historia de México y son ahora pilares de nuestro tesoro histórico.


Compartir